Tócame

Posted in Cuerpo, Piel, Sensaciones, Soledad with tags , , , , on 10000000Jueves362008 5, 2007 by Horas

Te extraño,
No sabes cuanto te extraño.

Por las noches mi piel afiebrada se dilata y contrae esperando sentir tus palmas.
Y mi mente delira con tus movimientos

Mis oídos se saturan del silencio que respiro.

Necesito tus sonidos, tus palabras susurradas entre mi pelo,
Tus labios palpitantes como mi sexo,
Me muerdo la lengua para sentir dolor y no deseo…
Pero te deseo cada segundo en tu ausencia.

Necesito una mañana en tu cuerpo, un desayuno en tu pecho
Necesito eso que llevas y me fascina.
Necesito tenerte entre mis relieves saboreando lo que es tuyo,
Hazme sentir de tu propiedad, hazme tu mujer una vez más.

Te extraño,
Ahora sabes cuanto te extraño.

Un abrazo desde lejos

Posted in Invierno, Lágrimas, Realidad, Soledad with tags , , , , , on 31000000Sábado592008 5, 2007 by Horas

Hace varios días que cayó el invierno muy fuerte. Para pasar en frío me preparé una taza de té de hoja. El hervidor eléctrico calentó el agua en un minuto, saqué una taza del mueble y una cuchara pequeña. En un jarro mezcle agua hirviendo y las hojas de té, lo vertí en mi taza y dos cucharaditas de azúcar. Lo acerqué a mis labios y entre el vapor recordé a mi abuelita en su casa tibia, colocando la tetera al fuego de la cocina y sirviendo el té.
María, mi abuela, era una señora bajita, su espalda algo encorvada, su cabeza rubia y cabello escaso, sus manitos arrugadas y sus piernas tan delgadas como sus huesos. Ella siempre hacia ese té y a mi me encantaba, sobre todo cuando hacía pan amasado. La cocina se perfumaba con el té humeando dentro de una taza, el pan recién salido del horno y la mantequilla derritiendose entre la miga.
María Elena hoy hubiese cumplido 75 años si esa enfermedad no la hubiese consumido hace 6.
María tiene 13 nietos, y conoció a 11 de ellos.
María tuvo 5 hijos, pero uno falleció luego de nacer.
María fue huerfana desde los 7 años y vivió toda su infancia y adolescencia en un convento.
María era mi abuelita y nunca la abracé y me arrepiento tanto.
A María aun la quiero y yo sé que ella a mí aunque nunca me lo dijo.

De charco en charco

Posted in Invierno with tags , , , , , , , on 1000000Jueves282008 5, 2007 by Horas

Saltaba karina de charco en charco, de charco en charco sus botas de goma.
Carita de ángel, cabellos oscuros, karina saltaba y Mariana la miraba.

– ¿Pod qué lleve mamá?
– Por que La Tierra gira y el agua del mar se cae.
– Aaaahh, pod eso cayó un pescado.

Saltaba de charco en charco un pez morado de asficcia, de charco en charco saltaba moribundo.

Karina y Mariana dentro del hogar, Karina se baña y juega con la espuma, Mariana la mira y se ríen juntas.

-Mamá, pod qué se adugan los dedos con el agua.
-Porque te estás convirtiendo en pez.

Mariana va en busca de la toalla de la hija. Vuelve y Karina no está.

Saltaba Karina de charco en charco, de charco en charco su cola escamosa.
Carita morada, ojos abiertos, Karina saltaba moribunda.

 

Antes y después de volar

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 30000000Domingo042008 5, 2007 by Horas
20061124012331-ced9e2e820553222053bf83e1e161594.jpg

Quería contar cada estrella centelleante del cielo y las conté tantísimas veces que su luz se desgastó y se volvieron más opacas.

Quería bautizar cada grano de arena y los bauticé, tantos nombres pequeños y similares para cada uno que se volvieron una roca inmensa.

Quería soplar cada Diente de león existente y los soplé, tantas pelusitas diminutas que iban y venían en forma de remolinos que formaron nubes que no llovían.

Quise hacer tantas cosas… y las hice… todo lo hice sola y me creí capaz de todo…

Quería volar como una gaviota sobre las playas y océanos, intenté, lo reintenté, me caí tantas veces, mis rodillas sangraron, mis manos se quebaron, tragué arena, escupía amargura, cerré estos ojos hinchados y mis pies se separaron del suelo, sentí tu aroma por primera vez, amor, sentí tu calor alrededor de mi cuerpo, sentí tus labios y supe como se sentía el cielo.

Hoy no quise escribir distinto… mañana sí.

En la perfecta oscuridad

Posted in Descanso, Realidad, Sensaciones, Sueños with tags , , , , , , on 24000000Domingo212008 5, 2007 by Horas

p2080045.jpg

Un paisaje silencioso,
tristes árboles a lo lejos, la brisa se despierta fría 
rozando con su vientre los pastizales secos.
Bajo un cielo en llamas casi extintas y sin nube que lo cubra, estamos tú y yo.
Mi mano entumecida busca el calor de las tuyas,
mi mejilla en tu hombro
y comienzo a respirar el aroma de tu cuerpo,
pues no necesitas perfume alguno.
Quitas el flequillo sobre mi frente
y la besas con tus labios rosados, tan blandos y suaves.
Te digo que me encanta que hagas eso,
aunque me haces sentir pequeña.
Tú me sonríes y me miras como soñando.
Quizás estamos en tu sueño.
Ya cayó la noche sobre las tierras tan desiertas
y me llevas a nuestro lecho.
La noche más oscura que nunca había vivido,
pero tu ya estás acostumbrado.
Te acuestas junto a mí
y miramos sin ver nada
pues no existe luz que de vida a los colores.

Campaña europea contra el SIDA

Posted in Día a día, Realidad on 4000000Martes042007 5, 2007 by Horas

sida-concerne-pas-texte-web-2.jpgaidesh500.jpgaides500.jpgsida2.jpgsida0.jpgsida1.jpg

 

 

 

 

 

 

 

En Chile y en general, en Latinoamérica faltan este tipo de imágenes para concientizar a la gente. Propagandas más directas, llamativas, con un contenido visual más fuerte y que envuelva al observador ¿Qué opinas tú?

Primavera

Posted in Calor, Cuerpo, Descanso, Extasis, Piel, Sensaciones, Sueños on 24000000Miércoles192007 5, 2007 by Horas

219187_dymsyjxy448ee7qrslz3pcjdk7wf16_amores_h055814_l.jpg     Despierto depronto, pero sin abrir los ojos, siento una brisa cálida de primavera y el sonido de las hojas verdes y nuevas y el pasto fresco bajo mi espalda. No quiero abrir los ojos aún, pues sé que estas mirandome entre tus brazos tibios y tu pecho tierno.
     Tus labios están muy cerca de mis senos y a veces los presionas donde termina mi escote, para ti yo aún sigo durmiendo… me excita sentir tu boca tan cerca de ellos, sentirme observada por tus ojos verdeennegrecidos, bajo tus pestañas claras, sentir tus brazos hatando mi cintura y acariciando mis caderas. Siento tu cuerpo completo contra el mio, siento esa zona caliente y rígida tuya cerca de mis piernas, siento tu aliento suave, el perfume innato de tu cuello, tu respiración tibia entre mis senos… te estoy observando aun con los ojos cerrados.
    Te acercas hacia mis labios y los humedeces con los tuyos, con tu lengua. Al ver que no despierto, metes tu mano bajo mi blusa, acariando mi vientre y dibujas círculos con tu dedo al rededor de mi hombligo, delineas mi cintura, cada costilla y vas ascendiendo lentamente hasta llegar aquella cúspide de carne oscura, lo tomas entre dos dedos y lo presionas con suavidad. Mi cuerpo se agita en silencio, suspira, exclama, te desea…
     Subes la blusa, ahora con tus labios los aprietas, los besas y con tu lengua los saboreas cual caramelo. Abro al fin los ojos, pongo mis manos sobre tu cabeza siguiendo los movimientos que haces en mis senos, me miras y me quitas finalmente la blusa, yo te quito tu camisa y me aprietas contra tu pecho vivo, con tus dedos presionas ciertos puntos de mi espalda, puntos que conoces perfectamente y que sacan de mi boca un gemido, me besas en el cuello y yo, el lóbulo de tu oreja, tu cuello, tu pecho, tu abdomen, tu ombligo… Me siento sobre tu pelvis, te quito el cinturón y abro ansiosa el cierre de tu pantalón. Tus manos cálidas y ágiles bajo mi falda, acaricias mis muslos, separas mis glúteos, tus manos me guían hacia esa zona que pareciera estar viva en ti y se introduce entre mis piernas lentamente rozando y presionando cada tejido húmedo que encuentra a su paso, me mueves desde mis caderas con tus manos provocando un ritmo lento, cadencioso, pero a la vez desesperado y hambriento… ese ritmo perfecto que creamos sólo los dos con nuestra piel.