Archive for the Realidad Category

Un abrazo desde lejos

Posted in Invierno, Lágrimas, Realidad, Soledad with tags , , , , , on 31000000Sábado592008 5, 2007 by Horas

Hace varios días que cayó el invierno muy fuerte. Para pasar en frío me preparé una taza de té de hoja. El hervidor eléctrico calentó el agua en un minuto, saqué una taza del mueble y una cuchara pequeña. En un jarro mezcle agua hirviendo y las hojas de té, lo vertí en mi taza y dos cucharaditas de azúcar. Lo acerqué a mis labios y entre el vapor recordé a mi abuelita en su casa tibia, colocando la tetera al fuego de la cocina y sirviendo el té.
María, mi abuela, era una señora bajita, su espalda algo encorvada, su cabeza rubia y cabello escaso, sus manitos arrugadas y sus piernas tan delgadas como sus huesos. Ella siempre hacia ese té y a mi me encantaba, sobre todo cuando hacía pan amasado. La cocina se perfumaba con el té humeando dentro de una taza, el pan recién salido del horno y la mantequilla derritiendose entre la miga.
María Elena hoy hubiese cumplido 75 años si esa enfermedad no la hubiese consumido hace 6.
María tiene 13 nietos, y conoció a 11 de ellos.
María tuvo 5 hijos, pero uno falleció luego de nacer.
María fue huerfana desde los 7 años y vivió toda su infancia y adolescencia en un convento.
María era mi abuelita y nunca la abracé y me arrepiento tanto.
A María aun la quiero y yo sé que ella a mí aunque nunca me lo dijo.

Anuncios

En la perfecta oscuridad

Posted in Descanso, Realidad, Sensaciones, Sueños with tags , , , , , , on 24000000Domingo212008 5, 2007 by Horas

p2080045.jpg

Un paisaje silencioso,
tristes árboles a lo lejos, la brisa se despierta fría 
rozando con su vientre los pastizales secos.
Bajo un cielo en llamas casi extintas y sin nube que lo cubra, estamos tú y yo.
Mi mano entumecida busca el calor de las tuyas,
mi mejilla en tu hombro
y comienzo a respirar el aroma de tu cuerpo,
pues no necesitas perfume alguno.
Quitas el flequillo sobre mi frente
y la besas con tus labios rosados, tan blandos y suaves.
Te digo que me encanta que hagas eso,
aunque me haces sentir pequeña.
Tú me sonríes y me miras como soñando.
Quizás estamos en tu sueño.
Ya cayó la noche sobre las tierras tan desiertas
y me llevas a nuestro lecho.
La noche más oscura que nunca había vivido,
pero tu ya estás acostumbrado.
Te acuestas junto a mí
y miramos sin ver nada
pues no existe luz que de vida a los colores.

Campaña europea contra el SIDA

Posted in Día a día, Realidad on 4000000Martes042007 5, 2007 by Horas

sida-concerne-pas-texte-web-2.jpgaidesh500.jpgaides500.jpgsida2.jpgsida0.jpgsida1.jpg

 

 

 

 

 

 

 

En Chile y en general, en Latinoamérica faltan este tipo de imágenes para concientizar a la gente. Propagandas más directas, llamativas, con un contenido visual más fuerte y que envuelva al observador ¿Qué opinas tú?

Una voz para escuchar

Posted in Día a día, Realidad with tags , , , on 4000000Sábado002007 5, 2007 by Horas

4147.jpg

 El paisaje de la ciudad se muestra oscuro abordo del bus, las luces naranjas se encienden lentamente. El frío se cuela entre los espacios dejados entre cada vidrio de las ventanas. Pasan las calles, la gente congelada, letreros luminosos, bosinas, humo de chimenea y buses.
En una de las tantas paradas del bus sube este muchacho moreno, de ojos cansados, párpados pesados, la barba creciente, oscuro cabello. Habla con el chofer, mientras este conduce por las calles ondulantes, se sienta en el primer asiento detrás de él y mira por la ventana.
Llegamos a la parada del mall, el bus se repletó, el muchacho observaba a todo el que sube, los mira apenas con sus párpados que parecen dos bolsas de plomo. El bus retomó su marcha. El muchacho se levanta de su asiento, y da media vuelta en ese mismo lugar para mirarnos a todos nosotros. Pide disculpas por interrumpir nuestro viaje y un momento para escucharlo a él. Su voz rasgada resuena por mis oídos, su voz marchita, pero potente recita una poesía… Cuenta sobre la vida de pobres familias que viven en la miseria e hijos que abundan en inteligencia y no pueden seguir sus estudios por falta de recursos. Habla de la inconsiencia del Estado, de la educación lucrativa… Habla del hijo del minero, habla de todo con tanta pasión, habla con sus manos, con sus brazos, con su ojos negrísimos, con su garganta dolorida que produce una voz gastada.
Al principio pocos le tomaron atención, pero cuando su alma retumbó en las paredes metálicas del bus desde su lengua, todos lo miramos, todos lo oímos, todos lo admiramos.
El muchacho terminó su poema, dijo ser el compositor, dijo ser estudiante de Pedagogía en Lenguaje de la Univesidad Cátólica, dijo haber congelado su carrera por falta de dinero, dijo que nunca había subido a un bus a trabajar, dijo que le faltaban $40.000 para saldar la deuda, dijo que traía consigo indentificación de la universidad para que no lo creyeran un mentiroso y antes de bajarse del bus con varias monedas dijo gracias con su garganta rota.