Archive for the Sensaciones Category

Tócame

Posted in Cuerpo, Piel, Sensaciones, Soledad with tags , , , , on 10000000Jueves362008 5, 2007 by Horas

Te extraño,
No sabes cuanto te extraño.

Por las noches mi piel afiebrada se dilata y contrae esperando sentir tus palmas.
Y mi mente delira con tus movimientos

Mis oídos se saturan del silencio que respiro.

Necesito tus sonidos, tus palabras susurradas entre mi pelo,
Tus labios palpitantes como mi sexo,
Me muerdo la lengua para sentir dolor y no deseo…
Pero te deseo cada segundo en tu ausencia.

Necesito una mañana en tu cuerpo, un desayuno en tu pecho
Necesito eso que llevas y me fascina.
Necesito tenerte entre mis relieves saboreando lo que es tuyo,
Hazme sentir de tu propiedad, hazme tu mujer una vez más.

Te extraño,
Ahora sabes cuanto te extraño.

Anuncios

En la perfecta oscuridad

Posted in Descanso, Realidad, Sensaciones, Sueños with tags , , , , , , on 24000000Domingo212008 5, 2007 by Horas

p2080045.jpg

Un paisaje silencioso,
tristes árboles a lo lejos, la brisa se despierta fría 
rozando con su vientre los pastizales secos.
Bajo un cielo en llamas casi extintas y sin nube que lo cubra, estamos tú y yo.
Mi mano entumecida busca el calor de las tuyas,
mi mejilla en tu hombro
y comienzo a respirar el aroma de tu cuerpo,
pues no necesitas perfume alguno.
Quitas el flequillo sobre mi frente
y la besas con tus labios rosados, tan blandos y suaves.
Te digo que me encanta que hagas eso,
aunque me haces sentir pequeña.
Tú me sonríes y me miras como soñando.
Quizás estamos en tu sueño.
Ya cayó la noche sobre las tierras tan desiertas
y me llevas a nuestro lecho.
La noche más oscura que nunca había vivido,
pero tu ya estás acostumbrado.
Te acuestas junto a mí
y miramos sin ver nada
pues no existe luz que de vida a los colores.

Primavera

Posted in Calor, Cuerpo, Descanso, Extasis, Piel, Sensaciones, Sueños on 24000000Miércoles192007 5, 2007 by Horas

219187_dymsyjxy448ee7qrslz3pcjdk7wf16_amores_h055814_l.jpg     Despierto depronto, pero sin abrir los ojos, siento una brisa cálida de primavera y el sonido de las hojas verdes y nuevas y el pasto fresco bajo mi espalda. No quiero abrir los ojos aún, pues sé que estas mirandome entre tus brazos tibios y tu pecho tierno.
     Tus labios están muy cerca de mis senos y a veces los presionas donde termina mi escote, para ti yo aún sigo durmiendo… me excita sentir tu boca tan cerca de ellos, sentirme observada por tus ojos verdeennegrecidos, bajo tus pestañas claras, sentir tus brazos hatando mi cintura y acariciando mis caderas. Siento tu cuerpo completo contra el mio, siento esa zona caliente y rígida tuya cerca de mis piernas, siento tu aliento suave, el perfume innato de tu cuello, tu respiración tibia entre mis senos… te estoy observando aun con los ojos cerrados.
    Te acercas hacia mis labios y los humedeces con los tuyos, con tu lengua. Al ver que no despierto, metes tu mano bajo mi blusa, acariando mi vientre y dibujas círculos con tu dedo al rededor de mi hombligo, delineas mi cintura, cada costilla y vas ascendiendo lentamente hasta llegar aquella cúspide de carne oscura, lo tomas entre dos dedos y lo presionas con suavidad. Mi cuerpo se agita en silencio, suspira, exclama, te desea…
     Subes la blusa, ahora con tus labios los aprietas, los besas y con tu lengua los saboreas cual caramelo. Abro al fin los ojos, pongo mis manos sobre tu cabeza siguiendo los movimientos que haces en mis senos, me miras y me quitas finalmente la blusa, yo te quito tu camisa y me aprietas contra tu pecho vivo, con tus dedos presionas ciertos puntos de mi espalda, puntos que conoces perfectamente y que sacan de mi boca un gemido, me besas en el cuello y yo, el lóbulo de tu oreja, tu cuello, tu pecho, tu abdomen, tu ombligo… Me siento sobre tu pelvis, te quito el cinturón y abro ansiosa el cierre de tu pantalón. Tus manos cálidas y ágiles bajo mi falda, acaricias mis muslos, separas mis glúteos, tus manos me guían hacia esa zona que pareciera estar viva en ti y se introduce entre mis piernas lentamente rozando y presionando cada tejido húmedo que encuentra a su paso, me mueves desde mis caderas con tus manos provocando un ritmo lento, cadencioso, pero a la vez desesperado y hambriento… ese ritmo perfecto que creamos sólo los dos con nuestra piel. 

Un sorbo de ese café

Posted in Calor, Cuerpo, Extasis, Piel, Sensaciones, Soledad, Sudor, Sueños on 12000000Jueves212007 5, 2007 by Horas

Brilla tu piel, tu cuerpo sudado
bajo las luces de aquel verano casi eterno
Brilla el dorso de tu mano oscura, tu piel canela
que cubre tu abdomen duro
tu espalda suave

Es que aquí hay tanto frío
Se escarchan mis dedos, mi cintura, mis labios, mis sueños…
Dame tu calor moreno, ese que sudas
ese que odias
Dame esos sueños que no me pertenecen
Dame esos sueños que son de otra
Dame esos sueños que yo ya no tengo

Y es absurdo que me excite con ese café amargo
… una mujer solitaria es de carne débil y de mente rápida…
y así, contigo, sé que olvidaré este invierno que nunca fue
derriteme lentamente con tus manos Entintadas
derriteme suave con tu cuerpo oscuro…
así… ahí… descúbreme, acompáñame, quédate y no te muevas
Tu me harías olvidar, estoy segura…

Nunca hubo invierno

Posted in Cuerpo, Hielo, Invierno, Lágrimas, Sensaciones, Soledad on 8000000Domingo292007 5, 2007 by Horas

 

 3833777-lg1.jpg

Mis mejillas amanecen frías, a mi lado ya no estas
se apaga el despertador
mi cuerpo se desnuda a través del aire invernal
la ducha, el agua tibia, el vapor, las fragancias
mi piel y sus muchas pieles de colores sintéticos
desayuno, leche blanca escurre dulce entre mis labios
afuera el viento polar penetra poro a poro
el sol congelado
millones de diamantes sobre la hierba, los coches y las flores
todos estan cristalizados por un invierno que nos quiere asesinar
el vapor desde mis pulmones
las manos en los bolsillos
los labios partidos
y el bus que nunca pasa
 
Ya no estas y de nada valen las lágrimas
despierto y jamás volveré a hacerlo cuando tus ojos me miraban silenciosos
Así, sin besos ni el café que sabe exquisito en la cama, en la cocina o en la ducha
No quiero vivir de los restos
vivir de las sobras de las sobras de tus segundos perdidos
De nada valen las lágrimas que derramé sobre la hierba, los coches y las flores
pues tu las congelaste con tu silencio frío.