Un vaso de culpa

Posted in Lágrimas, Soledad on 23000000Domingo562007 5, 2007 by Horas

 

Como aquel asesino en serie
Como aquel ladrón de la esquina
Como “Pedrito y El Lobo”
Como el infiel que se escapa por la ventana
Así es la culpa que me haces beber
en un vaso de hierro oxidado.

Hay errores que se cometen,
pero los hay también mucho peores.
Hay dolores que se soportan,
pero existen otros que te matan con cada punzada.
Hay perdones que se entregan,
pero las nuevas oportunidades son las que sanan,
porque son ellas las que muestran si el culpable se merece aquel perdón.

Y aún dentro de ese nuevo camino que quiero construir
para demostrar si realmente merezco esa oportunidad
me das a beber tragos de culpa para que no se me olvide jamás.
No sé si será escarmiento, rencor, miedo o sólo es tu forma de amar,
yo quiero demostarte que la gente cambia
y no seguir bebiendo de aquel vaso de hierro.

Más allá de tus sueños

Posted in Sueños on 10000000Lunes202007 5, 2007 by Horas

20061102194542-sentado.jpg 

Más allá de lo lejano y de lo cerca
Más allá de lo tibio o congelado
Más allá de tierras libres o esclavas
Más allá… más allá estás tú.

Un cuaderno bajo el brazo guarda notas de otras vidas
La pluma preferida contiene las últimas gotas de tinta
Una mente llena de estrellas fugaces, empapada por la lluvia que cae.
Pero más allá de todo eso estás tú.

Suenan la campanas, rugen los motores, gritan las bocinas
Pasas entre el sonido, nada te despierta,
los murmullos de tus sueños inundan tus rincones,
ellos te han dibujado una sonrisa.

Caminas sonriendo y el mundo te mira.
Cae la pluma y no lo adviertes
Se destiñe el cuaderno que guarda otras vidas
Y no lo adviertes
Yo te lo diría al oído, pero no puedo
pues te estoy mirando y creando tus sueños.

Una voz para escuchar

Posted in Día a día, Realidad with tags , , , on 4000000Sábado002007 5, 2007 by Horas

4147.jpg

 El paisaje de la ciudad se muestra oscuro abordo del bus, las luces naranjas se encienden lentamente. El frío se cuela entre los espacios dejados entre cada vidrio de las ventanas. Pasan las calles, la gente congelada, letreros luminosos, bosinas, humo de chimenea y buses.
En una de las tantas paradas del bus sube este muchacho moreno, de ojos cansados, párpados pesados, la barba creciente, oscuro cabello. Habla con el chofer, mientras este conduce por las calles ondulantes, se sienta en el primer asiento detrás de él y mira por la ventana.
Llegamos a la parada del mall, el bus se repletó, el muchacho observaba a todo el que sube, los mira apenas con sus párpados que parecen dos bolsas de plomo. El bus retomó su marcha. El muchacho se levanta de su asiento, y da media vuelta en ese mismo lugar para mirarnos a todos nosotros. Pide disculpas por interrumpir nuestro viaje y un momento para escucharlo a él. Su voz rasgada resuena por mis oídos, su voz marchita, pero potente recita una poesía… Cuenta sobre la vida de pobres familias que viven en la miseria e hijos que abundan en inteligencia y no pueden seguir sus estudios por falta de recursos. Habla de la inconsiencia del Estado, de la educación lucrativa… Habla del hijo del minero, habla de todo con tanta pasión, habla con sus manos, con sus brazos, con su ojos negrísimos, con su garganta dolorida que produce una voz gastada.
Al principio pocos le tomaron atención, pero cuando su alma retumbó en las paredes metálicas del bus desde su lengua, todos lo miramos, todos lo oímos, todos lo admiramos.
El muchacho terminó su poema, dijo ser el compositor, dijo ser estudiante de Pedagogía en Lenguaje de la Univesidad Cátólica, dijo haber congelado su carrera por falta de dinero, dijo que nunca había subido a un bus a trabajar, dijo que le faltaban $40.000 para saldar la deuda, dijo que traía consigo indentificación de la universidad para que no lo creyeran un mentiroso y antes de bajarse del bus con varias monedas dijo gracias con su garganta rota.

Quieren tarde gris

Posted in Día a día, Descanso, Fin, Invierno, Libertad on 30000000Lunes372007 5, 2007 by Horas

freedom.jpg

Se acabó la juerga y la cama hasta el medio día
Se acabaron las escapadas a tu casa por las tardes
Se terminaron las películas que pasan por la TV

Sí, comienza el frío de la mañana a las 6.30 am
El bus que no para y el chofer insolente
Se acabaron las vacaciones en tus labios

Tengo una mano congelada y la otra tibia
Necesito mi café espumoso con vainilla
El cielo está nublado y no se escuchan los pájaros
una que otra gaviota, el mar está muy cerca
Me rodea el océano, el río y la laguna… Qué frío!!

Aquellas tardes en el cine, la comida chatarra, las siestas en tu cama
Sí lo sé… se acabaron

Que corra, que corra el tiempo… así es mejor
Que pasen los años y me entreguen ese título por fin
Nunca más el bus que no para y el chofer insolente
otro techo, otra cama, otra vida… sí eso quiero

Brrrr!! que frío hace aquí…

Un sorbo de ese café

Posted in Calor, Cuerpo, Extasis, Piel, Sensaciones, Soledad, Sudor, Sueños on 12000000Jueves212007 5, 2007 by Horas

Brilla tu piel, tu cuerpo sudado
bajo las luces de aquel verano casi eterno
Brilla el dorso de tu mano oscura, tu piel canela
que cubre tu abdomen duro
tu espalda suave

Es que aquí hay tanto frío
Se escarchan mis dedos, mi cintura, mis labios, mis sueños…
Dame tu calor moreno, ese que sudas
ese que odias
Dame esos sueños que no me pertenecen
Dame esos sueños que son de otra
Dame esos sueños que yo ya no tengo

Y es absurdo que me excite con ese café amargo
… una mujer solitaria es de carne débil y de mente rápida…
y así, contigo, sé que olvidaré este invierno que nunca fue
derriteme lentamente con tus manos Entintadas
derriteme suave con tu cuerpo oscuro…
así… ahí… descúbreme, acompáñame, quédate y no te muevas
Tu me harías olvidar, estoy segura…

Nunca hubo invierno

Posted in Cuerpo, Hielo, Invierno, Lágrimas, Sensaciones, Soledad on 8000000Domingo292007 5, 2007 by Horas

 

 3833777-lg1.jpg

Mis mejillas amanecen frías, a mi lado ya no estas
se apaga el despertador
mi cuerpo se desnuda a través del aire invernal
la ducha, el agua tibia, el vapor, las fragancias
mi piel y sus muchas pieles de colores sintéticos
desayuno, leche blanca escurre dulce entre mis labios
afuera el viento polar penetra poro a poro
el sol congelado
millones de diamantes sobre la hierba, los coches y las flores
todos estan cristalizados por un invierno que nos quiere asesinar
el vapor desde mis pulmones
las manos en los bolsillos
los labios partidos
y el bus que nunca pasa
 
Ya no estas y de nada valen las lágrimas
despierto y jamás volveré a hacerlo cuando tus ojos me miraban silenciosos
Así, sin besos ni el café que sabe exquisito en la cama, en la cocina o en la ducha
No quiero vivir de los restos
vivir de las sobras de las sobras de tus segundos perdidos
De nada valen las lágrimas que derramé sobre la hierba, los coches y las flores
pues tu las congelaste con tu silencio frío.